Refugio Andino...,

Disfrutar del silencio en medio de la Naturaleza, lejos de la agitación de los centros urbanos, el trabajo, etc., es algo que el cuerpo agradece y retorna en salud emocional, mental y física, pues es bien claro que, tanta salud hay en nuestro cuerpo, como paz haya en nuestra alma.



Y que mejor para lograr ese saludable y siempre deseable propósito, que, retirarte a un lugar apacible como la zona rural del municipio de Susa, departamento de Cundinamarca, Colombia, a 128 km., de Bogotá (90 minutos en coche), en el atractivo Valle de Chiquinquirá. Si te gusta meditar, como si te gusta escribir, leer, pintar, contemplar la Naturaleza y caminar (senderismo), éste es el lugar. Ofrecemos un alojamiento en una casa tipo campesino, localizada en la parte media alta del municipio, con vista al Valle, con capacidad para 8 personas, acogedora, amoblada, con cocina, kiosco-biblioteca, espacio de parqueo, a 15 minutos del casco urbano, con acceso vehicular por carro, motociclo (servicio que se toma en el pueblo), y cerca a un atractivo natural como lo es Piedra Colgada.

Si te gusta el senderismo y la contemplación del paisaje, nada mejor que una travesía hasta Piedra Colgada. A paso regular toma unas tres horas. También, se puede bajar hasta el pueblo por camino -toma entre 30 y 45 minutos- para redescrubir su iglesia colonial que data de comienzos del año 1600, año en el que igualmente se fundó Susa.



Ahora, si tu pasión es el ciclismo de montaña , éste es el lugar ideal donde puedes pernoctar con tus amigos, o utilizarlo como base de entrenamiento para:

  • Práctica del ciclomontañismo, pues cerca está Piedra Colgada, lugar cada vez más frecuentado por ciclomontañistas, al que se puede llegar por carreteable o por camino (trocha), y sin problemas de inseguridad.
  • Downhill park o descenso en bicicleta en montaña, actividad para la que el municipio cuenta con nueve pistas de descenso extremo para todos los niveles recreativos y de competencia.

    Abrebocas por la vía Bogotá-Susa. Camino a Susa, en busca de un merecido y reconfortante descanso, ya sea para leer, escribir y/o caminar, encontramos tres atractivos, imperdibles para viajeros y turistas: Las Catedrales de Sal de Nemocón y de Zipaquirá; y la Laguna de Fúquene.









    Atractivos cerca...

    Piedra Colgada. A unos 8 Km., aproximadamente desde nuestro Hostal, y a 13 Km., aproximadamente del casco urbano de Susa. Como hemos señalado, Piedra Colgada es una portentosa muralla rocosa (acantilado) desde la que se pueden divisar: el pueblo de Susa, la Laguna de Fúquene y el Valle de Chiquinquirá (continuidad del Valle de Ubaté y de la Sabana de Bogotá). El nombre se deriva de una cornisa o saliente rocosa sobre el acantilado, una especie de altar rocoso, utilizado por los antiguos pobladores muiscas (cultura precolombina) en sus ritos sagrados, y, también, como un mirador para divisar al enemigo (los Zipas y Zaques, con los que siempre se mantuvieron en guerra).
    Desde los acantilados de Piedra Colgada, se puede contemplar la Laguna de Fúquene y la magnificencia del Valle de Chiquinquirá (nombre del municipio icónico de la cultura religiosa predominante en el Departamento de Boyacá, a 30 minutos en coche desde Susa).

    Susa-Iglesia colonial. Susa es un pequeño municipio perteneciente a la Provincia de Ubaté. En la época precolombina, el territorio del actual municipio de Susa estuvo habitado por los muiscas. En lengua chibcha quiere decir "paja blanca o "paja blanda". Susa fue uno de los pueblos del condominio aborígen de la Laguna de Fúquene. Sus primitivos pobladores, muiscas, vivían en guerra contra Zaques y Zipas.
    El 2 de agosto de 1600 el Oidor Luis Enríquez profirió desde Cucunubá el auto de fundación de los nuevos pueblos indios de Susa, Simijaca, Fúquene y Nemoquá. El mismo 2 de agosto, Luis Enríquez contrató con el albañil Juan Gómez de Grajeda la construcción de la iglesia de Susa por valor de 1.620 pesos oro de veinte quilates; la escritura fue firmada ante el escribano Rodrigo Zapata y los testigos y fiadores Juan Francisco de Ortega, Juan de Silva Collante, Domingo de Guevara y Juan de Vera.

    Laguna de Fúquene, es un extenso reservorio natural de agua dulce, cuyo nombre en chibcha se descompone de “Fu” que significa zorra, y “quene” que significa lecho, lo que se traduciría como el lecho de la zorra. En tiempos prehispánicos constituyó un lugar sagrado para las tribus indígenas (muiscas) asentadas en este valle.
    Debido a las actividades de ganadería y agricultura en sus alrededores, la Laguna de Fúquene ha quedado reducida a solo 471 hectáreas, de las 12.000 hectáreas que originalmente conformaban este importante ecosistema hace 200 años, según información publicada por la Corporación Autónoma regional CAR.
    Como atractivo turístico, además del de su contemplación, en la Laguna de Fúquene se puede disfrutar de viajes en lancha y de un exquisito almuerzo típico con trucha (pez de agua dulce, Oncorhynchus mykiss).

    Chiquinquirá. Municipio puerta de entrada a la zona esmeraldífera de Colombia, esta localizado a 19 Km, de Susa por vía pavimentada en muy buen estado de conservación. El recorrido en coche toma unos 30 minutos.
    Chiquinquirá es considerada la capital religiosa de Colombia y la mayor afluencia de peregrinos es entre el 22 y 24 de diciembre. Los primeros habitantes fueron los indios Chiquinquiraes, quienes estaban gobernados por un cacique que era el jefe de los guechas, antes del descubrimiento de América estaban ubicados a lo largo del cerro de Terebinto en el caserío de coca, era un pueblo inteligente y poderoso, lo demostraron cuando los Muzos quisieron invadir su territorio, quienes organizaron y con la ayuda de seis mil nativos procedentes de las tribus de los Saboyaes, se enfrentaron obligando a los Muzos a retroceder.

    Raquira. Antes de la llegada de los españoles, Ráquira era un importante asentamiento chibcha. Su nombre proviene de los vocablos muiscas “rua” (olla) y “quirá” (pueblo), es decir, “pueblo de ollas”. Y es precisamente este oficio orfebre de trabajo de la arcilla la que ha hecho famoso nacional e internacionalmente a Ráquira. Desde épocas inmemoriales el pueblo era reconocido por sus artesanías y objetos de arcilla. Con la llegada de los españoles esta tradición se mantendría viva e incluso se fortalecería. , que luego fue refundado por misioneros regoletos en el año 1604. Ráquira es un espectáculo para cualquiera que visite por primera vez sus calles. Su arquitectura, modesta pero muy bella, es atractiva.

    Villa de Leiva, localizada a 68 Km., de Susa (90 minutos en coche) y a 177 Km., de Bogotá, es una ciudad colonial que posee un importante patrimonio histórico, cultural y natural. Declarado monumento nacional, el casco urbano de Villa de Leyva es un espacio único e ícono de la arquitectura colonial. Recorrer sus calles es transportarse a la época de su fundación. Sobresale la inmensa Plaza Mayor, un espacio rodeado de viejas edificaciones coloniales que te llevarán a sumergirte en la cultura local de una de las ciudades más hermosas del país.
    Para quienes gusta la Historia Natural, nada mejor que visitar el museo paleontológico en el que podrán observar los restos fósiles de animales prehistóricos que vivieron hace unos 120 mil años. Visitar, también, el Infiernito, donde se ubica un antiguo observatorio astronómico Muisca.
    Y para quienes gusta de la aventura y los ambientes naturales, está mítica Laguna de Iguaque y la Reserva Natural de Flora y Fauna de Iguaque.

    ¿Le podría interesar un Plan Especial, para visitar parte o todos los lugares mencionados?...LLÁMENOS y le colaboramos para organizar un recorrido turístico ÚNICO y de acuerdo a sus necesidades y expectativas.

    Contacto y reservas en Bogotá:

    Teléfono: +57 305 856 1687
    WhatsApp: +57 301 742 0520
    E mail: Servicio al Cliente

    o, directamente con:
    Nuria Losada P.
    Teléfonos-WhatsApp: +57 312 350 8120



  • Copyright © 2019 www.ciclorefugio.com